domingo, 31 de julio de 2011

Y a pesar de todo... ¡Quiero bailar!


Estamos bien jodidos, sí, pero que nadie nos quite las ganas de bailar... ¡ni de reivindicar!

Y bailamos
sobre el mundo hecho pedazos
Y el vals siempre empieza 
con el mismo tempo.

Y bailamos
sobre el mundo hecho pedazos.
Después de todo, ¿qué importancia tiene?
Para nosotros, no es nada nuevo.

martes, 17 de mayo de 2011

Aplausos por la dignidad

EL CORREO DE ANDALUCÍA. Es cuestión de dignidad. No hay destrozos, no hay insultos, solo un largo aplauso cada tarde a las seis. Son los compañeros de El Correo de Andalucía (Sevilla) que en apenas un año ha tenido que volver a la carga para defender sus puestos de trabajo. Sus armas son sus manos, sin añadiduras, sin artificios... Las mismas manos con las que garabatean sus cuadernos, siempre preludio de una grandiosa noticia. Las mismas manos que aporrean con énfasis el teclado de un ordenador, arrancando una confortante melodía, la banda sonora de cada jornada en una redacción que quiere seguir viva... Un ERE el año pasado (con más de 20 profesionales a la calle), otros siete despidos hace pocas semanas y el aviso de que más manos seguirán cayendo. Yo uno las mías... ¡¡¡plas, plas, plas, plas!!! http://correonlucha.blogspot.com/




VEO7. Hay otros aplausos cargados de ironía... Los de los compañeros de la tele de Unidad Editorial. Más de 60 periodistas de las redacciones de informativos y deportes perderán su empleo el próximo 31 de mayo. Pero al menos les queda el derecho al pataleo... el derecho a aplaudir como les venga en gana.



PRISA TV. Y otros plausos, los de los antiguos compañeros de Prisa TV. A nosotros nos vendieron y legaron la vergüenza de defenestrar una valiosísima plantilla a los nuevos propietarios de Cuatro. Ellos, los trabajadores de Prisa, también decidieron unir sus manos y finalmente han alcanzar un acuerdo con la empresa para que solo haya bajas voluntarias, con una indemnización de 45 días por año trabajado, más dos mensualidades completas de salario y otros beneficios, por llamarlos de alguna manera.


Y tras tanta mano aniquilada... ¿Alguien me explica quién coño queda para contar las noticias? Un aplauso por favor, antes de que a algún listo se le ocurra plantear un ERE a nuestras protestonas manos...

martes, 3 de mayo de 2011

Mes 1. Buscar trabajo es... ¡un trabajo!

¡Puf! Ha pasado todo un mes sin que haya escrito una palabra. Eso es bueno y malo. Bueno porque es señal de que no he parado un momento. Malo porque mi intención era mantener todo esto al día. Propósito de enmienda y a continuar, que la fustigación no conduce a nada. Prefiero la autocrítica y cuanto más constructiva mejor.

Casi no me ha dado tiempo de hacerme a la idea de que soy parada oficial. Aunque he aquí el documento que lo acredita fidedignamente.



En realidad encontré trabajo muy rápido pero poco duradero. Una semana. Aunque la experiencia ha sido fantástica. Se trataba de una trilogía para Canal Sur sobre los casos de bebés robados al nacer para venderlos a parejas que no podían tener hijos. El nombre del programa no podía ser más ilustrativo: 'Niños Robados' .


Fueron tres programas, con buenos datos de  audiencia teniendo en cuenta los tiempos que corren, aunque yo me incorporé en el último. Trabajé con la gente de REDacción7, muy buena gente, y de nuevo con la gran Miriam Lorenzo que dejó patente el feliz reencuentro laboral con un: "¡el espíritu CNN+ sigue vivo!" (es lo que nos queda... el espíritu...). Y conocí a Paco Lobatón.

Volvieron a surgir las inseguridades, esas mismas que aparecen cuando te ligas a un chico nuevo... Pero también, la ilusión por investigar, por dar con buenas historias, por hacer algo útil para los demás a través del periodismo. Duró poco pero estuvo muy bien.

Luego vino la Semana Santa y, ahora, la Feria de Abril. La verdad es que hay momentos en los que el cuerpo no está para farolillos y no es por el estado de ánimo sino porque con tanta fiesta parece que las cosas avanzan un poquito menos.

No paro. Intento dar forma a proyectos propios, aportar algo a proyectos ajenos... Es quizás una fase abstracta e ingranta porque siempre he estado abonada a la inmediatez por prescripción laboral. La paciencia tampoco es lo mío. Pero a pesar de haberme liado la manta a la cabeza, hasta ahora, ningún pájaro anidó en ella. Y, por eso, trato de encarar el futuro con pies firmes  para no tropezar demasiado cuando llegue el momento de volver a la carrera...